El hospital reclama las facturas del accidente

El hospital reclama las facturas del accidente de tráfico al lesionado

Sufrimos un accidente de tráfico y recibimos una carta o llamada por la que el hospital reclama las facturas del accidente porque no las cubre el seguro.

el hospital reclama las facturas del accidente de tráfico en tenerifeSon relativamente frecuente los casos en que el hospital reclama las facturas del accidente de tráfico a los propios lesionados, alegando que la compañía de seguros no se quiere hacer cargo de las mismas, o directamente porque no hay compañía de seguros. Veamos por qué pasa esto y qué solución tiene.

Para empezar hemos de saber que los gastos médicos y de rehabilitación de lesiones que tienen su origen en un accidente de tráfico no están cubiertos por la Seguridad Social, sino que los ha de atender la aseguradora del vehículo. En virtud del convenio de asistencia sanitaria en principio la compañía de seguros que ha de hacerse cargo del pago de facturas sanitarias es la del vehículo donde viajara el lesionado, y si existe culpa de otro vehículo luego el seguro repercutiría a su homólogo culpable. Si el lesionado es un peatón o ciclista, es directamente la aseguradora contraria -con independencia de que sea culpable- quien ha de abonar estos gastos médicos.

Dicho lo anterior, cuando el hospital reclama las facturas del accidente a un particular es o porque ha habido alguna incidencia con la aseguradora propia (si somos conductores u ocupantes de un vehículo) o con la contraria (si somos peatones o similares). Cuando somos atendidos de urgencias, nos hacen rellenar un impreso con todos los datos del accidente, vehículos intervinientes y compañías de seguro. A veces meramente cometemos un error a la hora de indicar -por ejemplo- la matrícula de uno de los coches, lo que implica que cuando el personal de facturación del hospital contacta con el departamento de siniestros del seguro el vehículo aparezca como no asegurado. En este caso la solución es tan sencilla como corregir el error.

En otras ocasiones los datos son correctos, pero la aseguradora declina el pago por entender que o bien se trata de un accidente de baja intensidad, o bien hemos acudido a un centro de rehabilitación que no nos corresponde por pertenecer a un municipio distinto al nuestro. El segundo caso es fácil de entender, así que vamos con lo del accidente de baja intensidad: en el convenio de asistencia sanitaria hay un apartado por el que el seguro puede no pagar al centro médico si entiende que los daños del vehículo son tan bajos que difícilmente pueden haber causado lesiones. Es esta una cuestión muy subjetiva a la que algunas compañías se agarran para evitar autorizar rehabilitación. En estos casos es más habitual encontrarse con que el centro médico se niega a darnos rehabilitación porque el seguro no se la autoriza a que darse una situación en que el hospital reclama las facturas del accidente, ya que los centros se aseguran antes de empezar el tratamiento de que se les abonará en su momento.

Por último, el caso más grave y de más difícil solución en que el hospital reclama las facturas es porque el conductor del vehículo no tiene seguro en vigor. En este supuesto, la única posibilidad pasaría por intentar repercutir dichas facturas a la aseguradora contraria, siempre que ésta resulte la responsable del accidente. En caso contrario podemos acabar siendo demandados.

En cualquier caso, lo idóneo es hacer llegar la reclamación del hospital a nuestro abogado de accidente de tráfico privado.