Demanda sin reclamación previa en accidente de tráfico

¿Hay alguna manera de interponer demanda sin reclamación previa?

En caso de accidente de tráfico (con o sin lesiones) ¿Es posible interponer demanda sin reclamación previa a la aseguradora? ¿Qué consecuencias implica?

demanda sin reclamación previa en accidente de tráfico

La aparente imposibilidad de interponer una demanda sin reclamación previa a la hora de reclamar una indemnización por accidente de tráfico viene contemplada en el artículo 7 de la ley 35/2015, también conocida como ley del baremo.

¿Qué es y para qué sirve la reclamación previa?

Uno de los novedosos componentes de la nueva ley es que se regula el procedimiento de reclamación extrajudicial de indemnización, dotándolo de plazos y garantías. Se pretende, entre otras cuestiones, que las aseguradoras no se topen con una demanda presentada por un accidentado por unos hechos de los que no han tenido constancia o posibilidad de intervención para evitar el pleito y encontrar una solución concordada.

Dentro de este propósito es pieza clave la bautizada como reclamación previa que nos presenta el artículo 7 de la ley 35/2015 de esta forma:

El perjudicado o sus herederos tendrán acción directa para exigir al asegurador la satisfacción de los referidos daños, que prescribirá por el transcurso de un año.
No obstante, con carácter previo a la interposición de la demanda judicial, deberán comunicar el siniestro al asegurador, pidiendo la indemnización que corresponda. Esta reclamación extrajudicial contendrá la identificación y los datos relevantes de quien o quienes reclamen, una declaración sobre las circunstancias del hecho, la identificación del vehículo y del conductor que hubiesen intervenido en la producción del mismo de ser conocidas, así como cuanta información médica asistencial o pericial o de cualquier otro tipo tengan en su poder que permita la cuantificación del daño.

Esa reclamación previa o extrajudicial, como vemos, debe efectuarse con carácter previo a la interposición de la demanda, y frente a la misma la aseguradora puede contestar en el plazo de tres meses haciendo una oferta, rechazando su obligación de atender la reclamación o solicitando una prórroga con derecho a un anticipo en caso de que el accidentado aún no haya sanado de sus lesiones y no se pueda cuantificar el daño. En caso de que el seguro no realice ninguna de estas acciones, el perjudicado deberá esperar tres meses a contar desde la notificación de esta reclamación inicial para interponer la demanda.

Pero, ¿qué consecuencias tendría la interposición de una demanda sin reclamación previa?

Sin salir del artículo 7 de la Ley 35/2015, se nos explicitan las consecuencias de desoir la obligación de presentar una demanda sin reclamación previa a la aseguradora responsable:

No se admitirán a trámite, de conformidad con el artículo 403 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, las demandas en las que no se acompañen los documentos que acrediten la presentación de la reclamación al asegurador y la oferta o respuesta motivada, si se hubiera emitido por el asegurado

El artículo 403 de la LEC, por su parte, se limita a explicar las causas y consecuencias de la inadmisión. Así las cosas, una demanda sin reclamación inicial se debería tener como no presentada.

Pero la cuestión no es tan sencilla, y caben excepciones a esta regla…. y algún camino alternativo.

Daños materiales y reclamación previa

Lo primero que tenemos que aclarar es que la obligación de la reclamación inicial frente a la aseguradora sólo va vinculada a aquellos conceptos indemnizatorios que están incluídos en el baremo de tráfico. Por lo tanto, será precisa cuando reclamemos por lesiones (días y secuelas), incapacidades, lucro cesante (siempre que derive de la baja o de la incapacidad, y no -por ejemplo- de la estancia de nuestro vehículo en el taller) y gastos médicos o dimanantes de los daños personales (farmacia, gastos de transporte al centro de rehabilitación, etc)

En cambio, quedan excluídos de la ley 35/2015 (y acogidos por el 1902 del Código Civil) los daños de nuestro coche o moto, así como los sufridos por nuestras pertenencias (casco, gafas, ropa, móvil, etc) a resultas del accidente de tráfico.

En consecuencia, que los daños materiales no contemplados en la ley del baremo pueden ser reclamados a través de una demanda sin reclamación previa.

Acción directa, atajos y consecuencias

Tanto la ley de Contrato del Seguro como la de 35/2015 permiten al accidentado que quiere reclamar una indemnización por los conceptos comprendidos en el baremo demandar única y directamente a la aseguradora del responsable, excluyendo a éste de la misma. De esta manera, podemos evitarnos el codemandar tanto al causante físico del accidente de tráfico como al propietario del vehículo culpable, y centrar nuestra reclamación en el seguro, que a la postre es quien acabará asumiendo el pago de la indemnización.

Es preciso tener presente que la acción directa es un derecho del accidentado, y no una obligación, lo que tiene -como veremos ahora- su relevancia respecto al tema que estamos tratando en este artículo.

Y es que la obligación de realizar una reclamación extrajudicial sólo existe respecto de la compañía de seguros responsable, no así frente al conductor. Por lo tanto, es perfectamente posible interponer frente a éste -y únicamente frente a éste- una demanda sin reclamación previa.

Es más -y a este letrado esto que voy a relatar ya le ha pasado-: si interpusiéramos demanda frente al conductor y su aseguradora, y el juez considerara que no hemos acompañado una reclamación extrajudicial o que ésta no cumple con los requisitos legales, lo que nos encontraremos a buen seguro es un auto de inadmisión de la demanda frente a la aseguradora, pero mandando seguir el procedimiento frente al particular.

Ahora bien: ¿corremos algún riesgo si excluímos a la aseguradora de la demanda? Entiendo que sí, aunque va a depender de algo tan fuera de nuestro control como la decisión que tome el conductor demandado frente a la misma. Si -como sería de esperar- acude a su compañía de seguros para que le defiendan y llegado el caso asuman el pago (cosa a la que tiene perfecto derecho) posiblemente nos salgamos con la nuestra, ya que por vía contractual la aseguradora estará obligada a pagar directamente la responabilidad civil a que condenen a su asegurado.

Pero imaginemos que el conductor demandado decida no hacer nada frente a nuestra demanda, sea condenado en rebeldía y además resulte ser insolvente. En este caso, dado que no ha obligado a su seguro al cumplimiento de las coberturas de defensa jurídica y responsabilidad civil, éste no intervendrá, y por ende ni pagará la indemnización ni podremos ejecutar la sentencia frente a él.

Como vemos, es posible interponer una demanda sin reclamación previa, pero a costa de un cierto riesgo. Depende de nosotros determinar si lo queremos asumir.

¿Has sufrido un accidente de tráfico en Canarias?

Confía en FM Abogados. Mayor indemnización. Perito propio. Cobramos cuando cobras.