Intereses del artículo 20 de la LCS

Intereses del artículo 20 LCS por accidente de tráfico [actualizado 2019]


Jueces y abogados llevan más de tres años aplicando mal los intereses del artículo 20 de la Ley de Contrato del Seguro. Te explicamos cuándo y bajo qué circunstancias se devengan los intereses moratorios en las reclamaciones de indemnización por accidente de tráfico.

Casi un año después nos vemos obligados a editar este monográfico sobre los intereses del artículo 20 de la Ley de Contrato del Seguro.

Y lo hacemos ante la procesión de sentencias que nos llegan en las que se malinterpretan las normas que rigen los intereses de demora. ¡Es delirante! Estamos realmente asustados ante la falta de preparación de algunos jueces de instancia en materia de tráfico. Y lo peor es que se une un conocimiento escaso de la norma por parte de sus señorías con una actuación maquiavélicamente grupal de los compañeros de las aseguradoras, que aprovechan esta falta de preparación de aquéllos para ir llenando de maleza y falsedades una norma ya de por sí hostil con las víctimas.

¿Para cuándo un procedimiento específico para tráfico, a desarrollar en un juzgado específico para tráfico, y dirigido por jueces que quieran y sepan (que suele ser casi siempre lo mismo) llevar asuntos de tráfico?

En fin. Como decíamos, vamos a dedicar las próximas líneas a los intereses del artículo 20 de la LCS.

¿Qué dice el artículo 20 de la Ley de Contrato Del Seguro?

Tradicionalmente el devengo y cálculo de los intereses moratorios respecto de las aseguradoras se han venido calculando en base al artículo 20 de la LCS.

Lo reproducimos a continuación:

Artículo veinte.
Si el asegurador incurriere en mora en el cumplimiento de la prestación, la indemnización de daños y perjuicios, no obstante entenderse válidas las cláusulas contractuales que sean más beneficiosas para el asegurado, se ajustará a las siguientes reglas:

4.º La indemnización por mora se impondrá de oficio por el órgano judicial y consistirá en el pago de un interés anual igual al del interés legal del dinero vigente en el momento en que se devengue, incrementado en el 50 por 100; estos intereses se considerarán producidos por días, sin necesidad de reclamación judicial.
No obstante, transcurridos dos años desde la producción del siniestro, el interés anual no podrá ser inferior al 20 por 100.

6.º Será término inicial del cómputo de dichos intereses la fecha del siniestro.

Respecto del tercero perjudicado o sus herederos lo dispuesto en el párrafo primero de este número quedará exceptuado cuando el asegurador pruebe que no tuvo conocimiento del siniestro con anterioridad a la reclamación o al ejercicio de la acción directa por el perjudicado o sus herederos, en cuyo caso será término inicial la fecha de dicha reclamación o la del citado ejercicio de la acción directa.

8.º No habrá lugar a la indemnización por mora del asegurador cuando la falta de satisfacción de la indemnización o de pago del importe mínimo esté fundada en una causa justificada o que no le fuere imputable.

Poniendo en perspectiva el artículo 20 de la LCS

Es importante partir de la siguiente premisa: La Ley de Contrato del Seguro es una norma genérica.
Me explico: La LCS trata de las relaciones entre la aseguradora y los usuarios de un seguro. Engloba por lo tanto los derechos y deberes dedicados de la contratación de un seguro y los que se generan con relación a los daños provocados a terceros (no clientes) por un riesgo cubierto. Asimismo incluye todo lo relativo a los seguros de autos como a los de vida, hogar, comercio, etc.
Esta aclaración obedece a dos motivos.
Por un lado, al tratarse de una norma genérica, es subsidiaria de otras más concretas, como en el caso que nos ocupa respecto de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (en adelante LRCSCVM)
Por otro lado -aunque por el mismo motivo- algunos de sus postulados no vienen referidos a las relaciones entre aseguradora y tercero perjudicado, sino entre aseguradora y cliente (asegurado)
 

Dicho esto…

El artículo 20 de la LCS, como vemos, nos informa de las consecuencias de que el asegurador incurra en mora.

Así, en lugar de abonar los intereses legales, estará obligado a satisfacer al perjudicado unos intereses equivalentes al interés legal del dinero, incrementados en un cincuenta por ciento.

De superar la mora los dos años, a partir de ese periodo los intereses de demora se fijarán en un veinte por ciento.

Con independencia del momento en que se produzca la mora de la aseguradora, la fecha inicial del cómputo para el cálculo de ésta se situará en la fecha en que se produjo el accidente de tráfico (y no desde la fecha en que se notificó la sentencia, como pasaría en caso de que no existiera mora y los intereses de aplicación fueran los legales)

Nos dejamos para dentro de unas líneas el punto octavo del artículo, que ha hecho su “aparición estelar” en alguna sentencia.

Si les interesa, visiten nuestro monográfico sobre cómo calcular los intereses de demora, con explicaciones y ejemplos.

Aproximándonos a la LRCSCVM: oferta y respuesta motivada

Para asegurarnos de que se entienda el fondo del asunto con la debida claridad, en esta reedición del monográfico sobre los intereses del artículo 20 vamos a ir repasando todos los conceptos implicados.

Pedimos por lo tanto disculpas anticipadas por la prolijidad. Es por una buena causa.

El artículo 7 de la LRCSCVM distingue entre la oferta y la respuesta motivada.

  • La  oferta motivada es el escrito que remite la aseguradora al perjudicado fijando la indemnización que considera que le pertenece.
  • La respuesta motivada es el escrito que remite la aseguradora al perjudicado para comunicarle y explicarle por qué a su juicio no le corresponde indemnización alguna.

El artículo 9 de la LRCSCVM

Decíamos antes que la ley de Contrato del Seguro, como norma genérica, halla su complemento o su desarrollo en normas más específicas.

En concreto, el artículo 20 de la LCS encuentra su extensión en el artículo 9 de la LRCSCVM en lo tocante al devengo de intereses moratorios por responsabilidad civil de terceros derivada de accidentes de tráfico.

Parte de este artículo 9, al igual que buena parte de la propia LRCSCVM, fue recientemente modificado por la  ley 35/2015.

Dice así:

Artículo 9. Mora del asegurador.
Si el asegurador incurriese en mora en el cumplimiento de la prestación en el seguro de responsabilidad civil para la cobertura de los daños y perjuicios causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación, la indemnización de daños y perjuicios debidos por el asegurador se regirá por lo dispuesto en el artículo 20 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, con las siguientes singularidades:
a) No se impondrán intereses por mora cuando el asegurador acredite haber presentado al perjudicado la oferta motivada de indemnización a que se refieren los artículos 7.2 y 22.1 de esta Ley, siempre que la oferta se haga dentro del plazo previsto en los citados artículos y se ajusten en cuanto a su contenido a lo previsto en el artículo 7.3 de esta Ley. La falta de devengo de intereses de demora se limitará a la cantidad ofertada y satisfecha o consignada.
b) Cuando los daños causados a las personas hubiesen de sufrirse por éstas durante más de tres meses o su exacta valoración no pudiera ser determinada a efectos de la presentación de la oferta motivada a que se refiere la letra a) de este artículo, el órgano jurisdiccional correspondiente, a la vista de las circunstancias del caso y de los dictámenes e informes que precise, resolverá sobre la suficiencia o ampliación de la cantidad ofrecida y consignada por el asegurador, atendiendo a los criterios del Título IV y dentro de los límites indemnizatorios fijados en el Anexo de esta Ley. Contra la resolución judicial que recaiga no cabrá recurso alguno.

¿Que nos quiere decir el artículo 9?

El artículo 9 nos explica en que casos la aseguradora NO incurrirá en mora.

Así, se salvará de pagar los intereses del artículo 20 de la LRC si acredita haber remitido al perjudicado una oferta motivada que cumpla con los requisitos del artículo 7 del mismo cuerpo legal.

A contrario sensu, pues, deberá pagar intereses moratorios:

  • Si remite al perjudicado una respuesta motivada (obviamente, en el caso de que una ulterior sentencia reconozca a éste un derecho a ser indemnizado)
  • Si remite al perjudicado una oferta motivada que no cumpla con los requisitos del artículo 7, y por lo tanto que adolezca de al menos uno de estos defectos:
    • Que se remita pasados los tres meses desde la reclamación inicial (obviamente ésto también es válido para el caso de que la aseguradora no remita notificación alguna al perjudicado)
    • Que no detalle y desglose cada concepto que compone la oferta.
    • Que o acompañe la oferta con los informes periciales en que se basa para el cálculo de la indemnización.
    • Que no indique claramente que la aceptación de la oferta no entraña renuncia al ejercicio de futuras acciones.

En el caso de que transcurridos tres meses desde la reclamación inicial el perjudicado continúe en tratamiento, vendrá obligada la aseguradora a hacer una consignación suficiente a cuenta.

Sentencia uno: Premiando las respuestas motivadas

Parece sencillo, ¿no? Pues nos desayunamos el miércoles pasado con esta sentencia agridulce.

Por un lado, estimaban nuestra demanda, con condena en costas a la aseguradora.

Pero….

no aplicación intereses moratorios por respuesta motivadaComo lo leen: entiende la juzgadora que al haber remitido en plazo la respuesta motivada la aseguradora, ésta queda exenta de abonar intereses motarorios  del artículo 20 de la LCS.

Lo increíble del caso es que nombra expresamente el artículo 9 de la LRCSCVM, que como hemos visto exime a la aseguradora de intereses de mora en caso de remitir -cumpliendo todos los requisitos- una oferta motivada. No una respuesta motivada.

Es más, el propio artículo 9 circunscribe la no imposición de intereses moratorios a la cantidad ofertada. Dicho de otra manera, si el seguro me ofrece diez y luego en sentencia obtengo veinticinco, me corresponderán intereses de demora por los quince no ofertados.

Pero según esta jueza, si en lugar de ofertarme diez no me ofertan nada, pierdo el derecho a cobrar intereses moratorios.

¡Ole y ole!

Es que el negocio les sale redondo a las aseguradoras. Rechazo el siniestro, consigo con ello que la víctima no tenga derecho a pedir un forense y que si quiere demandarme tenga que rascarse el bolsillo pagando un perito privado, y encima me ahorro pagar intereses.

¡Por favor, jueces especializados en tráfico ya!

Distinto argumento, mismo resultado

Esta otra sentencia a la que me referiré nos llegó hace más de un mes a  Abogados Accidentes Tenerife.

Viene a referirse al típico caso en que la compañía rechaza el pago de la indemnización por entender que la culpa es de la víctima, y subsidiariamente alega falta de intensidad. Celebrado el juicio, se acredita que la culpa es claramente del codemandado y que la intensidad de la colisión es perfectamente compatible con las lesiones reclamadas. Se nos concede pues todo lo interesado, e incluso se condena en costas al seguro contrario….pero sorprendentemente a la hora de pronunciarse sobre los intereses del artículo 20 de la LCS la resolución dice lo siguiente:

De conformidad con lo previsto en el artícuo 20.8 LCS no habrá lugar a la indemnización por mora del asegurador cuando la falta de satisfacción de la indemnización o de pago del importe mínimo esté fundada en una causa justificada o que no le fuere imputable.

En el presente caso la mecánica del siniestro era muy discutida, lo que impedía que la aseguradora pudier efectuar una oferta económica. Esto fue puesto en su día en conocimiento de los demandantes por parte de Plus Ultra, por lo que tendendemos que no procede imponer los intereses del artículo 20 LCS.

 

Ya les habíamos prometido que volveríamos al artículo 20 de la LCS para tratar su apartado número ocho.

Recordemos el contenido del mismo:

8.º No habrá lugar a la indemnización por mora del asegurador cuando la falta de satisfacción de la indemnización o de pago del importe mínimo esté fundada en una causa justificada o que no le fuere imputable.

La vía que abre el juzgador es si en aquellos casos en que el derecho a ser indemnizado precise de una resolución difícil y compleja, cabe exonerar a la aseguradora del pago de los intereses del artículo 20 de la LCS.

Estaríamos en un caso similar, pues, al de la imposición de las costas: que en principio se condena a la parte vencida, pero que en asuntos de gran complejidad pueden ser declarada de oficio.

Lo curioso de este caso, para empezar, es que el juez sí condenó en costas a la aseguradora, pero no al pago de intereses moratorios.

Tal como indicaba antes, considero que una norma genérica como la LCS no puede prevalecer sobre la específica. Y si la LRCSCVM establece que si no se remite una oferta motivada se han de devengar intereses moratorios, lo que no puede hacer un juez es saltar a la norma genérica y “perdonar” ese requisito expresamente exigible a la aseguradora en base a una presunta complejidad del siniestro.

 

En cualquier caso, es una tendencia que se está dando en nuestra zona de actuación, y de la que prevenimos a compañeros y víctimas de accidentes.

¿Has sufrido un accidente de tráfico en Canarias?


Ir arriba

¿Has sufrido un accidente de tráfico?

déjanos pelear por ti - fm abogados