Intereses del artículo 20 de la LCS

Intereses del artículo 20 de la LCS: cuándo se aplican y cómo se calculan


Cuando la aseguradora incurre en mora en un accidente de tráfico se aplican los intereses del artículo 20 de la LCS… aunque no todo es tan sencillo

Hoy vamos a dedicar nuestro monográfico a los intereses del artículo 20 de la LCS (Ley de contrato del Seguro). Es un tema al que dentro de los intereses de demora por accidente de tráfico ya nos hemos referido alguna otra vez, si bien en este caso querría abordarlo a la luz de una serie de sentencias que están recayendo últimamente y que parecen desdecir todo lo que creíamos saber sobre los mismos.

¿Que dice el artículo 20 de la Ley de Contrato Del Seguro?

Tradicionalmente el devengo y cálculo de los intereses moratorios respecto de las aseguradoras se han venido calculando en base a este artículo, que podemos extractar como sigue:

Artículo veinte.
Si el asegurador incurriere en mora en el cumplimiento de la prestación, la indemnización de daños y perjuicios, no obstante entenderse válidas las cláusulas contractuales que sean más beneficiosas para el asegurado, se ajustará a las siguientes reglas:

3.º Se entenderá que el asegurador incurre en mora cuando no hubiere cumplido su prestación en el plazo de tres meses desde la producción del siniestro o no hubiere procedido al pago del importe mínimo de lo que pueda deber dentro de los cuarenta días a partir de la recepción de la declaración del siniestro.
4.º La indemnización por mora se impondrá de oficio por el órgano judicial y consistirá en el pago de un interés anual igual al del interés legal del dinero vigente en el momento en que se devengue, incrementado en el 50 por 100; estos intereses se considerarán producidos por días, sin necesidad de reclamación judicial.
No obstante, transcurridos dos años desde la producción del siniestro, el interés anual no podrá ser inferior al 20 por 100.

6.º Será término inicial del cómputo de dichos intereses la fecha del siniestro.
No obstante, si por el tomador del seguro, el asegurado o el beneficiario no se ha cumplido el deber de comunicar el siniestro dentro del plazo fijado en la póliza o, subsidiariamente, en el de siete días de haberlo conocido, el término inicial del cómputo será el día de la comunicación del siniestro.
Respecto del tercero perjudicado o sus herederos lo dispuesto en el párrafo primero de este número quedará exceptuado cuando el asegurador pruebe que no tuvo conocimiento del siniestro con anterioridad a la reclamación o al ejercicio de la acción directa por el perjudicado o sus herederos, en cuyo caso será término inicial la fecha de dicha reclamación o la del citado ejercicio de la acción directa.

8.º No habrá lugar a la indemnización por mora del asegurador cuando la falta de satisfacción de la indemnización o de pago del importe mínimo esté fundada en una causa justificada o que no le fuere imputable.

eres abogado

Los intereses del artículo 20 de la LCS en la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro

Existe asimismo una referencia a los intereses del artículo 20 de la LCS en la LRCSCVM, modificada recientemente por la ley 35/2015 :

Artículo 9. Mora del asegurador.
Si el asegurador incurriese en mora en el cumplimiento de la prestación en el seguro de responsabilidad civil para la cobertura de los daños y perjuicios causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación, la indemnización de daños y perjuicios debidos por el asegurador se regirá por lo dispuesto en el artículo 20 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, con las siguientes singularidades:
a) No se impondrán intereses por mora cuando el asegurador acredite haber presentado al perjudicado la oferta motivada de indemnización a que se refieren los artículos 7.2 y 22.1 de esta Ley, siempre que la oferta se haga dentro del plazo previsto en los citados artículos y se ajusten en cuanto a su contenido a lo previsto en el artículo 7.3 de esta Ley. La falta de devengo de intereses de demora se limitará a la cantidad ofertada y satisfecha o consignada.
b) Cuando los daños causados a las personas hubiesen de sufrirse por éstas durante más de tres meses o su exacta valoración no pudiera ser determinada a efectos de la presentación de la oferta motivada a que se refiere la letra a) de este artículo, el órgano jurisdiccional correspondiente, a la vista de las circunstancias del caso y de los dictámenes e informes que precise, resolverá sobre la suficiencia o ampliación de la cantidad ofrecida y consignada por el asegurador, atendiendo a los criterios del Título IV y dentro de los límites indemnizatorios fijados en el Anexo de esta Ley. Contra la resolución judicial que recaiga no cabrá recurso alguno.

En definitiva, se devengan intereses moratorios cuando….

Si acudimos a la ley más específica (la LRCSCVM) observamos que se fija con cargo a la aseguradora y como criterio general la imposición de los intereses motarorios del artículo 20 de la LCS, salvo que la expresada mercantil cumpla con las exigencias de los artículos 7.2 y 21 del mismo cuerpo legal.

Si acudimos al 7.2, habremos de entender que la compañía de seguros incurrirá en mora, a no ser que en un plazo inferior a tres meses desde la recepción de la reclamación del perjudicado presente una oferta motivada que contenga una propuesta desglosada de indemnización y que venga acompañada de los informes y documentos en que aquélla se base, y en particular del informe médico definitivo. Deberá asimismo dejar claro que el ofrecimiento de pago no condicionará el ejercicio de futuras acciones por parte del perjudicado.

Por lo tanto, a sensu contrario, si la aseguradora no realiza oferta motivada, o la presenta transcurridos los tres meses desde la reclamación inicial (salvo en aquellos casos en que la larga evolución de las lesiones del perjudicado impidan su valoración en dicho plazo) o dicha oferta no está desglosada o no acompaña los documentos preceptivos o viene condicionada a la renuncia de la víctima, se generarán los intereses del artículo 20 de la LCS.

¿Y en caso de respuesta motivada?

Supongamos que la aseguradora presenta una respuesta motivada por entender que no procede ninguna indemnización (por baja intensidad, por culpa exclusiva de la víctima, etc)

Este supuesto no viene contemplado como causa eximente de devengo de intereses moratorios. Por lo tanto, si con posterioridad se dicta alguna resolución judicial por la cual se le da la razón a la víctima respecto a sus pretensiones resarcitorias, está claro que dicha resolución deberá conllevar el incremento de los intereses del artículo 20 de la LCS.

¿Cómo se calculan los intereses moratorios?

Para una explicación más detallada, pueden acudir a nuestra guía para calcular los intereses de demora, con sencillos ejemplos y supuestos.

Simplificando mucho, comentaremos que los intereses moratorios, una vez devengados de alguna de las maneras explicitadas, empiezan a contarse desde el momento en que se produce el accidente de tráfico hasta que se abona o consigna por la aseguradora la cantidad adeudada.

Los intereses del artículo 20 de la LCS implican un porcentaje equivalente al interés legal vigente incrementado en un cincuenta por ciento. Si la mora superara los dos años, y solamente para el periodo que excediera de dicho plazo, los intereses pasarían a ser del veinte por ciento anual.

Un pequeño reguero de sentencias sorprendentes

Así explicado, podría parecer que las normas interpretativas para declarar o no la procedencia de intereses moratorios son bastante claras.

Así era, en efecto, y de hecho la inmensa mayoría de sentencias solían imponer a la aseguradora estos intereses cualificados, salvo en caso de exquisito cumplimiento de los requisitos anteriormente examinados.

No obstante, observo con alarmado estupor que nos están notificando en Abogados Accidentes Tenerife sentencias como la que sigue: es el típico caso en que la compañía rechaza el pago de la indemnización por entender que la culpa es de la víctima, y subsidiariamente alega falta de intensidad. Celebrado el juicio, se acredita que la culpa es claramente del codemandado y que la intensidad de la colisión es perfectamente compatible con las lesiones reclamadas. Se nos concede pues todo lo interesado, e incluso se condena en costas al seguro contrario….pero sorprendentemente a la hora de pronunciarse sobre los intereses del artículo 20 de la LCS la resolución dice lo siguiente:

De conformidad con lo previsto en el artícuo 20.8 LCS no habrá lugar a la indemnización por mora del asegurador cuando la falta de satisfacción de la indemnización o de pago del importe mínimo esté fundada en una causa justificada o que no le fuere imputable.

En el presente caso la mecánica del siniestro era muy discutida, lo que impedía que la aseguradora pudier efectuar una oferta económica. Esto fue puesto en su día en conocimiento de los demandantes por parte de Plus Ultra, por lo que tendendemos que no procede imponer los intereses del artículo 20 LCS.

Personalmente entiendo que la causa justificada a la que alude el 20.8 de la LCS no tiene nada que ver, por su excepcionalidad y por la magnitud a la que alude, con el hecho de que una compañía de seguros se niegue a pagar la indemnización en base a una supuesta culpabilidad de la víctima (que para más inri no venía apoyada ni en el parte amistoso ni en atestado alguno). Abrir esa puerta es muy peligroso, por cuanto siempre el seguro tendrá alguna razón para no pagar.

Considero que además es una sentencia incongruente, por cuanto sí se imponen las costas a la parte vencida cuando por los mismos motivos esgrimidos para escamotear los intereses se podría haber entendido que la complejidad de la discusión hacía inapropiada la imposición de costas procesales.

En cualquier caso, es una tendencia que se está dando en mi zona de actuación, y de la que prevengo a compañeros y víctimas de accidentes.